El millonario bolsillo personal de Hugo Chávez

Por 12:16 p. m. 0 comentarios
En una mañana de octubre del año pasado, dos agentes del Gabinete presidencial venezolano salieron en una misión especial desde el gubernamental Palacio de Miraflores. Es una mansión neobarroca francesa construida en el centro de Caracas hace 127 años por el conde italiano Orsi di Mombello.

Ellos doblaron la primera esquina, atravesaron dos cuadras y entraron al Banco Central, una estructura de concreto de 30 pisos, cuyas superficies de texturas y tramas de aire y luz hicieron de Tomás Sanabria un ícono de la arquitectura venezolana de los 60.

En el Banco recogieron USD 5 millones en billetes, eran para gastos corrientes (unos USD 500 000 por día) para el viaje que el presidente Hugo Chávez iniciaría esa noche con escalas en Moscú, Kiev, Teherán, Damasco y Trípoli. Lo que ocurrió después es puro misterio bolivariano.

En aquel par de cuadras entre el Banco Central y Miraflores, desaparecieron los agentes y el dinero, una cuantía suficiente para sustentar a 1 800 familias por un año, considerando que la cesta básica es de USD 279, de acuerdo con el Instituto Nacional de Estadísticas. Con los 5 millones, Chávez decoló a bordo del Airbus presidencial de USD 70 millones. La hora de vuelo cuesta USD 30 000. La gira duró 10 días y Chávez fue acompañado por 90 personas, entre personal de seguridad, médicos y cocineros.

Gobernante de hábitos caros en un país de racionamientos, Hugo Chávez (57 años) se volvió un Mandatario de costumbres ricas para una nación de 27 millones de personas, cuya economía equivale a un cuarto de la brasileña. Su economía depende en un 85% del petróleo y mantiene una inflación récord en la región de 30% al año. Raciona agua, energía y alimentos.

Desde hace 12 años en el poder, intenta vencer un cáncer y conquistar un cuarto mandato en octubre del 2012. Diariamente renueva la promesa de llevar a los venezolanos al paraíso socialista. Incluso aprobó un plan denominado Plan de Suprema Felicidad Social, pero no logra garantizar en los supermercados el abastecimiento de alimentos básicos como aceite, carne, harina y leche.

En contraste, en el Palacio de Miraflores predominan algunos privilegios. Chávez quintuplicó el presupuesto de su Gabinete en los últimos tres años (USD 794,1 millones en el 2011) según cálcu- los de Transparencia Venezuela y especialistas en cuentas públicas, como Carlos Berrizbeitia, del partido Proyecto Nacional.

La opulencia de los valores presupuestados para los gastos presidenciales de este año traduce el aprecio de Chávez por regalías y por las relaciones políticas basadas en el clientelismo.

De cada USD 10 de presupuesto de Gabinete, USD 7 se destinan a proyectos sociales (alimentos, becas de estudio y vivienda) que él conduce personalmente. Con el resto financia costosos privilegios que incluyen USD 10,4 millones (USD 866,6 mil por mes) en gastos para fiestas, alimentos, bebidas y “relaciones sociales”. USD 320,3 mil (USD 26,7 mil mensuales) en ropa y zapatos; USD 151 000 en productos de tocador, y otras cifras similares en lavandería, mantenimiento de residencias, etc.

“Chávez da discursos como revolucionario socialista y gasta como rico capitalista”, dice Carlos Berrizbeitia. Las cuentas gubernamentales son opacas y con gastos paralelos, anota Transparencia Venezuela. La información oficial sobre el origen de los recursos presupuestarios es escasa, principalmente los gastos presidenciales. Pero Chávez repite: “No importa que no tengamos para vestir y comer, lo que importa es salvar a la revolución”.

Por ella ya gastó USD 23 000 millones en expropiaciones y creación de empresas. Pero el modelo productivo fracasa por una total ineficiencia, afirman los economistas Richard Obuchi, Anabella Abadi y Bárbara Liraem en el libro ‘Gestión en rojo’ sobre 16 empresas “socializadas”.

Relatan el caso de Venirauto, creada por Venezuela e Irán para ensamblar carros populares. Podrían fabricar 10 000 por año, pero solamente han logrado producir 2 017 en cinco años. Los Andes era la mayor productora de lácteos hasta ser estatizada. Ahora opera al 20% de su capacidad y el país sufre escasez de leche y derivados. Este “modelo productivo” exige subsidios permanentes y crecientes.

La empresa azucarera Sucre trabaja a un costo de USD 1 por kilogramo y vende el azúcar en los mercados estatales a USD 0,25. En las ciudades hay racionamiento y la ironía de la historia dice que la Venezuela de Chávez está cada vez más dependiente de EE.UU. En alimentos ha comprado a ese país USD 26 000 millones y el monto debe aumentar un 20%.

El paraíso prometido

En Venezuela, el gasto público supera a la ficción. El presidente Hugo Chávez aprueba anualmente un plan de cuentas nacionales con la premisa de que el socialismo bolivariano no es un fracaso, es solamente un suceso mal explicado. Y renueva, por escrito, la promesa de conducir a 27 millones de venezolanos al paraíso.

En el papel, los "ministerios del Poder Popular" solo invierten para construir la felicidad suprema, establecer un nuevo modelo productivo y una nueva ética socialista; profundizar la democracia revolucionaria y construir una nueva geopolítica.
http://www.elcomercio.com/mundo/privilegios-Hugo-Chavez_0_560943930.html

Ricardo Camacho Socorro

Activista social Venezolano

"Gracias a la libertad de expresión hoy ya es posible decir que un gobernante es un inútil sin que nos pase nada. Y al gobernante tampoco."
Jaume Perich.