Sobre los rumores / Hay dos opciones: creer o no

Por 1:37 p. m. 0 comentarios
En la calle hay toda suerte de especulaciones sobre la salud del Presidente Hugo Chávez Frías. Y, como suele ocurrir con los temas vinculados al mandatario nacional, las versiones y puntos de vistas suelen ser radicalmente encontrados.

Un cliente que compraba en una pequeña ferretería cercana a mi casa tomaba la coyuntura de salud presidencial a modo de chiste y decía que lo bueno de vivir en Venezuela era saber que estamos en el único país donde ya existe cura para el cáncer. Obviamente este señor ponía muy en duda que Chávez estuviese realmente enfermo. En cambio en el banco una señora, que dijo no ser afecta al gobierno, repasaba a sus vecinos de la cola previa a la taquilla, las afirmaciones de Roger Noriega sobre lo mal que está el Presidente, dando a entender que lo de Chávez sería un penoso final. Eso es lo que piensan los que no están con Chávez: dos realidades diametralmente opuestas en un solo segmento de la población. No dudo que en las filas del chavismo exista la misma incertidumbre: los que acompañan los círculos de oración por la salud del mandatario, para los cuales algo de enfermedad debe haber porque sino ¿para que pedir por la salud de quien no está enfermo? Y los que no dudan en expresar que Chávez está sano y listo para su próxima batalla electoral en octubre de 2012.

En realidad, como diría Willie Colón en aquella legendaria salsa ¿O qué será?, lo único que queda es "creer o no". Los elementos informativos objetivos no existen en este tema. La duda es la invitada a todas las reflexiones. Y en verdad ¿Cómo no ser de otra manera, si el Presidente arenga a la oposición porque lo tratan como si estuviera enfermo, mientras se despide rumbo a Cuba a practicarse una quimioterapia? En fin, mejor ni opinar hasta que el tiempo se encargue de darle la razón a unos y otros.

Adelfo Solarte
http://diariodelosandes.com/content/view/167873/105852/

Ricardo Camacho Socorro

Activista social Venezolano

"Gracias a la libertad de expresión hoy ya es posible decir que un gobernante es un inútil sin que nos pase nada. Y al gobernante tampoco."
Jaume Perich.