Diagnósticos encontrados

Por 12:46 p. m. 0 comentarios
El gobierno de Venezuela sigue desmintiendo las versiones del exiliado doctor Salvador Navarrete, quien estableció en dos años la expectativa de vida del presidente por cuenta del cáncer.

El doctor Salvador Navarrete se convirtió en una voz incómoda para el gobierno de Venezuela y hoy pocos saben dónde está. Algunas versiones dicen que se marchó a Colombia, algunos a México y otros a España. Hasta ahora sólo se sabe que se fue del país “de manera abrupta, algo que no deseaba y no tenía planificado hacer”, como dice la carta que Navarrete envió al diario Tal Cual después de que el coronel José Álvarez Tineo, del Servicio Bolivariano de Inteligencia, lo interrogara y de que policías registraran su consultorio en Caracas.

Navarrete se convirtió quizás en el médico más célebre de Venezuela al afirmar, en una entrevista con la revista M Semanal, de México, que “el pronóstico del presidente Chávez no es bueno. Y cuando digo que el pronóstico no es bueno, significa que la expectativa de vida puede ser de hasta dos años”, porque lo afecta un sarcoma, “un tumor agresivo de muy mal pronóstico.

Es posible que las declaraciones no hubieran trascendido de la anécdota, de las divagaciones de alguien que quiere ver su nombre en los periódicos, si no fuera porque Navarrete —médico cirujano, especialista en cirugía laparoscópica— goza de una muy buena reputación en Venezuela. Ha sido jefe del equipo quirúrgico del Hospital Universitario de Caracas, jefe de Residentes y, antes de marcharse, jefe de la Unidad de Cirugía Endoscópica del mismo hospital. Todo esto sin nombrar a las múltiples asociaciones médicas a las que pertenece, su carrera como docente universitario, los premios que ha recibido y sus estudios en universidades de Francia, Estados Unidos y Cuba. Incluso, en la entrevista, Salvador Navarrete declaró que la actual ministra de Salud, Eugenia Sader, fue alumna suya.

Si no fuera por sus méritos, no habría integrado el equipo médico que hace cerca de diez años atendió a Hugo Chávez de dolencias gastrointestinales en el Palacio de Miraflores y tampoco habría sido el cirujano de cabecera de la familia Frías: en 1999 extirpó un tumor benigno del cuello de Elena Frías, la madre del presidente.

Con información de la familia, fue como el doctor Navarrete se enteró de la existencia de un sarcoma, como reconoce en las respuestas entregadas a M Semanal, en las que también revela que el presidente hace años recibe tratamiento contra un trastorno maniaco-depresivo: “Estados mentales inestables que pasan de la euforia a la tristeza, estados en los que la personalidad se disocia y llega a tener episodios de pérdida de contacto con la realidad“.

Las versiones, por supuesto, se enfrentan a las del cuerpo médico de Hugo Chávez, quien la semana pasada regresó de Cuba para decir que ya estaba curado. En una rueda de prensa el doctor Fidel Ramírez, miembro del grupo de médicos tratantes del jefe de Estado, sentenció: “Nosotros podemos dar fe de que se encuentra en un inmejorable estado de salud”, y de Navarrete reconoció que sólo se vio una o dos veces con el mandatario: “No ha sido médico ni de Chávez ni de la familia”.

En ese mismo sentido se pronunció la ministra de Salud, Eugenia Sader, quien sostiene que el doctor Navarrete jamás fue su profesor y que todo forma parte de un show mediático ingeniado por el propio médico para abandonar el país.

Sin embargo, Salvador Navarrete, público admirador Chávez, alega tener sólo una motivación para decir lo que dice y es que en su país no existe conciencia del impacto político que puede tener la salud y la eventual muerte del presidente. Una suerte de afán que le surgió del hermetismo con el que se está manejando la información.

¿Qué es un sarcoma?

El Espectador contactó a Carlos Castro, médico oncólogo, director del Instituto de Oncología de la Fundación Santa Fe en Bogotá, para preguntarle sobre las implicaciones que trae para la salud un sarcoma. Esto fue lo que respondió: “ Aclaro que todo lo relacionado con la salud del presidente Chávez se está tratando sobre supuestos, por lo que abunda la incertidumbre. Ahora, lo que puedo decir es que los sarcomas son tumores derivados de huesos, músculos y cartílagos, principalmente, y el peligro para la salud depende de si es de alto (los más agresivos) o de bajo grado. Es atrevido dar conclusiones en este caso si no se conoce al detalle la enfermedad del presidente. Referirse a su salud es como jugar a las adivinanzas.
http://www.elespectador.com/impreso/internacional/articulo-307361-diagnosticos-encontrados

Ricardo Camacho Socorro

Activista social Venezolano

"Gracias a la libertad de expresión hoy ya es posible decir que un gobernante es un inútil sin que nos pase nada. Y al gobernante tampoco."
Jaume Perich.