Las dificultades para hacer negocios en Venezuela

Por 8:16 a. m. 0 comentarios
En Venezuela hay medidas estrictas
para la compra de dólares estadounidenses
A pesar de que el presidente de Venezuela Hugo Chávez parece ser un fanático del béisbol, sus políticas económicas han expulsado del país a muchas academias de las Grandes Ligas de ese popular deporte. Pero no sólo quienes están involucrados con el béisbol o quienes realizan inversiones extranjeras tienen que lidiar con montañas de papeleo.
Lograr cosas en Venezuela parece a veces una aventura cuesta arriba.

Para la más mínima compra es necesaria alguna forma de identificación. Yo debo entregar mi número de pasaporte cada vez que voy a comprar un paquete de chicles o una caja de leche en el supermercado local.

Pero los problemas más grandes son los bancarios. Los cajeros automáticos ponen límites diarios estrictos a la cantidad que se puede retirar y tampoco es más fácil sacar dinero dentro de un banco.

Se necesitan dos firmas, huellas digitales y en algunos casos incluso una fotografía. Así que no es inusual que uno a veces tenga que hacer una fila por más de dos horas en el banco para completar una transacción sencilla.

Imagínense, entonces, los retos que tienen las empresas con filiales en el país.

Mayores sospechas

Hay estrictos controles a las divisas en Venezuela, una medida introducida por el gobierno para evitar que las personas retiren todo su capital del país y lo inviertan en otro lugar.

Las compañías que desean comprar dólares estadounidenses con sus bolívares fuertes venezolanos deben postularse primero en las oficinas de la Comisión de Administración de Divisas (Cadivi), la autoridad central para las divisas, y hay un límite diario para la compra de dólares.

Hugo Chávez puede ser un fanático del béisbol,
pero durante su gobierno varias compañías
de las Grandes Ligas han dejado el país
"Yo voy y hago fila para comprar mis dólares y espero a que sean emitidos", dice la importadora y vendedora de ropa Katiuska Viena.

"Si uno ama su negocio, entonces uno está preparado para trabajar duro por él".

Esas medidas estrictas, sin embargo, significan que el mercado negro para comprar dólares está prosperando, lo que a su vez lleva a que haya mayores sospechas cuando se realizan transacciones financieras, por más pequeñas que éstas sean.

Cuando intenté comprar un tiquete de avión hace unos meses, una cajera me pidió que le explicara de dónde había obtenido el dinero para adquirirlo.

La mujer a quien le compré mi carro debió entregar documentos de apoyo cuando depositó el dinero en el banco para demostrar cómo había obtebido semejante dinero de un solo golpe.

Propiedades vacías

Los dueños de compañías también sospechan del gobierno. La política de expropiación ha creado un ambiente de temor e incertidumbre entre quienes ostentan alguna propiedad.

El presidente Chávez ha nacionalizado decenas de compañías y expropiado decenas de miles de hectáreas de tierra desde que llegó al poder, en 1999.

Los blancos de esta política incluyen tierras de los Vestey, una familia británica que se dedicó a la ganadería por décadas, y la filial local de empresa embotelladora de Estados Unidos, Owens Illinois.

Incluso los dueños de pequeñas propiedades están preocupados.

"No está bien que la propiedad esté vacía por mucho tiempo", me comenta una dueña en Caracas.

Bajo el gobierno de Hugo Chávez han crecido las trabas
administrativas para quienes quieren tener sus negocios
Casas y apartamentos vacíos pueden terminar rápidamente convertidos en albergue para quienes viven en las calles.

Un claro ejemplo de esto es la Torre Confianza en Caracas, una torre de 45 pisos cuya construcción comenzó en los años 90.

Ocupantes ilegales se mudaron a este edificio sin terminar, después de que su dueño no pudiera financiar la construcción del proyecto.

Pocos en el sector privado creen que el sistema judicial dictaminaría a su favor en vez de por los recién llegados ocupantes.

Altas tasas de inflación

El papeleo necesario para importar y exportar bienes es tremendo.

"Mientras antes me tocaba llenar uno o dos formularios para importar un contenedor de bienes, ahora tengo que pasar por aproximadamente 40 pasos para que le den vía libre a mi contenedor", dice un fabricante.

Caracas es notablemente peligrosa y los dueños de negocios están cada vez más preocupados por la seguridad.

Pero mantener a salvo a a los empleados, los bienes y la propiedad también es una actividad costosa.

Por ejemplo, dejar de pagarles a los trabajadores en efectivo y tener que realizar en cambio transferencias electrónicas toma tiempo y requiere dinero, según dice Víctor Maldonado, el director ejecutivo de la Cámara de Comercio de Caracas.

Los Tigres de Detroit es uno de los equipos
de béisbol de EE.UU. que entrena
 y busca jugadores en Venezuela.
El presidente Hugo Chávez está orgulloso de ser un político de izquierda y no pretende ser amigo de los negocios.

Sus políticas están diseñadas para que las riquezas del país se compartan más ampliamente entre todos los venezolanos. Aquellos que se han beneficiado mudándose a tierras expropiadas, o aquellos que han recibido casas gratis o comida subsidiada por parte del gobierno, están extremadamente agradecidos.

Sus opositores, sin embargo, dicen que las políticas del gobierno terminan afectándolos a todos negativamente.

Señalan la altísima tasa de inflación, que este año ya supera el 20%, como una prueba de que la economía está descontrolada.

Organizaciones extranjeras, como los equipos de las Grandes Ligas del Béisbol, pueden decidir hacer negocios en otro lado. Pocos venezolanos tienen esa opción.

Pero hay un hecho rescatable en las dificultades actuales, dice un gerente.

"Si puedo hacer que mi fábrica funcione en estas condiciones, puedo ser exitoso en cualquier negocio, en cualquier lugar".
http://www.bbc.co.uk/mundo/noticias/2011/10/111030_venezuela_retos_negocio_tsb.shtml

Ricardo Camacho Socorro

Activista social Venezolano

"Gracias a la libertad de expresión hoy ya es posible decir que un gobernante es un inútil sin que nos pase nada. Y al gobernante tampoco."
Jaume Perich.