¿Un Chávez reloaded?

Por 2:11 p. m. 0 comentarios
“El nuevo Chávez” ha vuelto: canta, bromea y sale a la calle para no dejar dudas de que buscará la reelección. Sin embargo, fuentes médicas advierten que es muy pronto para hablar de curación.

El nuevo Hugo Chávez, el activo y locuaz presidente de Venezuela, dice que no lo detiene nada ni nadie y, efectivamente, volvió a la calle con largos discursos y repartiendo besos y abrazos a mujeres y niños.

El militar retirado de 57 años se declaró la semana pasada libre del cáncer, que le fue detectado hace más de cuatro meses, y se proclamó como “el nuevo Chávez” que buscará ganar las elecciones presidenciales de 2012 para extender una vez más el mandato que inició en 1999.

El presidente, resfriado, dirigió hace unos días una formación militar en medio de un torrencial aguacero. “Bueno, nos cayó un poquito de agua, yo tengo un poquito de gripe pero esto es bueno a veces para botar la gripe”, dijo un empapado Chávez ante centenares de aspirantes a soldados con los que cantó, bromeó y contó anécdotas por horas.

Ese pasaje pareció indicar que es el mismo hombre que saltó a la arena política venezolana hace casi dos décadas.

Sin embargo, su andar lento, su hablar pausado, su cabeza calva y su cara hinchada —tras cuatro sesiones de quimioterapia— dejan más dudas que certezas acerca de que es una versión recargada de si mismo.

Como en los viejos tiempos, es capaz de dar extensos discursos, besar niños, reprender a la oposición y predicar durante horas las bondades de la revolución socialista que impulsa, pero ahora sus apariciones son más espaciadas y pasan días sin que se sepa nada de él.

No obstante, cuando aparece, busca dejar atrás la imagen del hombre nervioso que a finales de junio reveló, en cadena nacional desde Cuba, que se le encontró un tumor maligno del tamaño de una pelota de beisbol y que había comenzado una lucha contra el cáncer de la mano del líder cubano Fidel Castro.

“Ni el cáncer, ni la OTAN, ni los desestabilizadores, ni nadie, ni nada, frenarán este proceso democrático revolucionario. Ténganlo por seguro”, sentenció.

A pesar de que Chávez repite que venció al cáncer, fuentes médicas sostienen que es pronto para hablar de curación y advierten que una vez culminado el tratamiento, el paciente no es declarado en remisión antes de dos años.

Adicionalmente, la ausencia de detalles “oficiales” sobre su enfermedad ha desatado dudas sobre su real estado de salud y si tendrá fuerzas para competir en las presidenciales y, de ganarlas, llevar las riendas del país sudamericano que —según la OPEP— tiene las mayores reservas de petróleo del mundo.

Cuando Chávez comenzó a luchar contra el cáncer, se alejó de las multitudes y eran contadas las personas que podían acercarse y muchas menos, las que tenían contacto físico con él.

Pero “el nuevo Chávez” volvió a la calle para el delirio de sus seguidores que le lanzan besos, lo bendicen y hasta lloran cuando lo tienen cerca, en una muestra de lo que se verá en las elecciones.

Eso sí, pide que no lo aprieten “muy duro, suavecito nomás”, mientras sus escoltas luchan por evitar que la multitud lo devore.

Las encuestas le dan a Chávez una popularidad cercana al 50 por ciento. Sin embargo, la intención de voto es, al menos, 10 puntos menor.

“Cuando sea candidato se verá a un Chávez tan enérgico que hará a sus rivales repensar sobre participar en las elecciones”, vaticinó el diputado oficialista Héctor Navarro.

Analistas de Barclays Capital creen que la posibilidad de que Chávez haga una campaña de “alto contacto” es “muy limitada”, lo que lo haría correr en desventaja.

“La posibilidad de que el presidente Chávez no sea candidato es mayor de la que el mercado espera”, escribieron a inicios de esta semana en una nota a clientes.

Chávez ha dado muestras de que su campaña para mantenerse en el poder incluye una ampliación de su base política con el relanzamiento del Polo Patriótico conformado por su partido político y movimientos que apoyan su plan de gobierno, su plan de vivienda y hasta el aumento de salarios a los militares.

Además, una gran red de televisoras y radios afines al mandatario, así como ingentes recursos provenientes de la renta petrolera, lo hacen un candidato más fuerte que cualquiera de la oposición, que recientemente lo denunció por supuestamente usar los bienes públicos para su campaña.

El retorno de Chávez ha encendido el ambiente electoral en la polarizada Venezuela, donde la oposición alista unas primarias para presentar a un candidato de unidad que enfrente al líder socialista.

“Desde que me levanto hasta que me acuesto (estoy) pensando y haciendo por la felicidad del pueblo venezolano, de los que más necesitan, los que más han sufrido las privaciones producto del capitalismo, de los gobiernos de la burguesía, que más nunca volverá a gobernar este país”, advierte, mientras tanto, Chávez.
http://impreso.milenio.com/node/9052710

Ricardo Camacho Socorro

Activista social Venezolano

"Gracias a la libertad de expresión hoy ya es posible decir que un gobernante es un inútil sin que nos pase nada. Y al gobernante tampoco."
Jaume Perich.