Diego Arria se la comió

Por 7:04 p. m. 0 comentarios
Es prematuro asegurar que Diego Arria rompió la polarización representada por los gobernadores Capriles Radonski y Pablo Pérez, pero eso fue lo que sentí con los planteamientos del ex gobernador de Caracas la noche del encuentro en la UCAB. Arria podría dejar de ser la voz que clama en el desierto si continúan esos foros televisados de precandidatos para que los electores no elijamos por corazonadas y tengamos la oportunidad de conocer propuestas y calibrar si son capaces de cambiar nuestro destino, y canalizar la frustración de millones de ciudadanos que no aguantan más y se encuentran en el “llegadero”.

Es el momento de los líderes verdaderos, de asumir posiciones firmes, que sean capaces de desmontar el discurso engañoso de Chávez y denunciar los planes siniestros para derribar la democracia e instaurar de hecho un régimen comunista.

En el llamado debate ­que distó mucho de serlo­ Arria se mostró claro, preciso, contundente y valiente. Si hay algo que agradecemos y necesitamos urgentemente los venezolanos, aparte de las mejores intenciones, maneras adecuadas y buena presencia es que los aspirantes tengan el guáramo necesario parar enfrentar el narcoestado, la anarquía, el militarismo, el terrorismo, la impunidad y la conflictividad social.

Ante la gravedad de los planteamientos de Arria sobre la explosiva situación en Venezuela, donde la institucionalidad ha sido desmantelada por un gobierno totalitario ­subordinado a Cuba, hipotecado a chinos, rusos e iraníes­, sintonizado con el terrorismo internacional, “penetrado por las mafias internacionales del crimen organizado, coordinadas por los altos mandos de la Fuerza Armada Nacional”, los otros precandidatos callan. No terminan de entender la verdadera naturaleza del régimen, que ha sembrado de miedo la paz de los venezolanos, que podría convertirnos en “un moderado Afganistán”, como señala Arria.

Me pregunto si el resto de los aspirantes han salido de la adolescencia política y están verdaderamente preparados para afrontar esos tremendos desafíos. La gravedad de la situación planteada en Venezuela va mucho más allá de la inseguridad, la falta de empleo, la pobreza, los altos niveles de inflación y la crisis económica, estamos frente a una situación inédita y es urgente llenar el vacío político con un liderazgo que haga irreversible el camino hacia la transición. Arria habla de una transición de tres años y propone una asamblea constituyente para relegitimar los poderes, reducir el mandato constitucional y eliminar la reelección presidencial.

Por último, Diego Arria se la comió cuando anunció que el 21 de noviembre irá a la Corte Internacional de La Haya a acusar a Hugo Chávez por los crímenes cometidos “contra tanta gente buena”. Como era de esperar arrancó aplausos en el auditorio de la UCAB y en las casas de millones de venezolanos que seguíamos el evento televisado, cuando expresó que “el final de todos los que abusan de sus pueblos es La Haya.

No es retaliación ni venganza, es justicia”. Esa reacción de la audiencia, les indica a los asesores electorales de los distintos aspirantes con ideas idénticas qué es lo políticamente determinante en esta campaña para animar a los ciudadanos a decidir a quién darán su apoyo, y no perder una oportunidad, por tener una falsa conciencia de la realidad.

Marianella Salazar
http://www.noticierodigital.com/2011/11/diego-arria-se-la-comio/

Ricardo Camacho Socorro

Activista social Venezolano

"Gracias a la libertad de expresión hoy ya es posible decir que un gobernante es un inútil sin que nos pase nada. Y al gobernante tampoco."
Jaume Perich.