Juan Manuel Santos: ¿De halcón a pragmático?

Por 12:40 p. m. 0 comentarios
La mejora de la relación bilateral entre Colombia y Venezuela es uno de los más impactantes giros en la diplomacia de la región. Contra lo que indicaban los antecedentes, el sucesor de Uribe abrió el diálogo con Hugo Chávez.

Este lunes, el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, visita Venezuela. Tal hecho nos sirve de excusa para analizar un vuelco espectacular de las políticas exteriores de ambos gobiernos. Nos referimos al proceso de mejora de la relación bilateral que han llevado a cabo estos dos países a partir de la llegada al poder de Santos el año pasado.

Desde el año 2007 al 2010, durante el segundo mandato de Alvaro Uribe y con un halcón en el Ministerio de Defensa, el propio Santos, el vínculo se tensionó al máximo y, en algunos momentos, hubo posibilidades significativas de un choque violento entre los dos países.

El ataque de la aviación y de fuerzas helitransportadas colombianas al campamento terrorista de las FARC en Ecuador en 2008, que derivó en el abatimiento de Raúl Reyes y la captura de documentos y computadoras, generó la airada reacción ecuatoriana pero también la de Hugo Chavez, acusado por la dupla Uribe-Santos de cobijar a los grupos armados colombianos. Poco antes de concluir el mandato de Alvaro Uribe, Bogotá presentaría fotos y mapas que buscaban probar la plácida presencia de dirigentes de las FARC en Venezuela.

En consecuencia, por tratarse del candidato heredero de Uribe, la victoria electoral de Santos en 2010 llevó a los analistas a afirmar que su gobierno tendría una lógica de confrontación y aspereza hacia sus vecinos bolivarianos aún mayor que la de la gestión anterior, al tiempo que reforzaría todavía más la alianza estratégica con los Estados Unidos. No obstante ello, a pocas semanas de su triunfo en las urnas y aun antes de asumir, Santos y algunos de sus más estrechos colaboradores comenzaron una tarea de progresiva diferenciación con Uribe. Lo que parecía imperceptible o alguna búsqueda de identidad propia vis a vis un hombre del peso y carisma del ex presidente, se ha transformado durante el presente año en un enfrentamiento político.

Alvaro Uribe no ahorra críticas públicas y privadas a su ex ministro y sucesor. Entre los comentarios mas ácidos, justamente se destaca el proceso de recomposición del vínculo diplomático y político con Hugo Chávez así como la convocatoria a las FARC a comenzar un proceso de diálogo serio que desemboque en un acuerdo de paz.

El propio Santos ha reconocido la existencia de esa tensión con Uribe, pero al mismo tiempo ha destacado que "su mantra" es no caer en una pelea personal con él, dado que no sería bueno para ninguno de los dos ni para la coalición gobernante. Los débiles resultados que obtuvieron en las últimas elecciones municipales algunos ultrauribistas no dejaron de ser un mensaje tranquilizador para el Presidente.

Desde ya, el abatimiento del jefe militar de las FARC, "Mono Jojoy", y más recientemente el del máximo líder de éstas, Alfonso Cano, le han sacado terreno fértil a Uribe para afirmar que Santos está "relajando" el combate contra la narcoguerilla. No obstante, sí hay evidencia estadística de un mayor número de bajas en las fuerzas militares y de seguridad de la mano de un uso más intensivo de minas y trampas explosivas.

Llegando al punto de la relación de Santos con Chávez, el líder colombiano afirma que ese proceso de diálogo entre ellos se basa en razones de interés nacional y no en preferencias personales o química mutua. Santos se define como un "demócrata capitalista" y a Chávez lo califica de "revolucionario bolivariano". Seguramente recuerda que el mismo Uribe estableció una interacción pragmática y, en algunos casos, hasta superficialmente amistosa con Chávez entre el año 2002 y el 2007. En ese primer mandato del ex presidente colombiano, el comercio bilateral creció muy fuertemente, se avanzó en la construcción de un gasoducto y Uribe llegó a invitar a su par venezolano a ser una especie de facilitador en la liberación de los rehenes que tenían las FARC en su poder.

Con respecto a la alianza con los Estados Unidos, Santos tuvo que lidiar, durante este año y meses, con la reticencia del Congreso norteamericano en autorizar la firma de un Tratado de Libre Comercio (TLC) que se comenzó a negociar en 2006. Los argumentos de los legisladores, además del proteccionismo que usualmente mete la cola en estos temas, eran el elevado número de sindicalistas asesinados aún en Colombia. Frente a ello, Santos comenzó a desarrollar una activa política de refuerzo de lazos políticos, económicos y comerciales con países sudamericanos y México, así como de darle una creciente importancia a China. Finalmente, Washington decidió avanzar con el TLC en las últimas semanas. lo que constituyó un importante logro diplomático para Colombia.

En materia de seguridad, Santos ha reafirmado la cooperación militar y policial con los EEUU, pero puso en stand by la concesión de preferencias especiales al Pentágono en 7 bases aéreas colombianas. En su visión, este paso busca evitar generar mayores tensiones con Brasil, Venezuela y Ecuador.
http://america.infobae.com/notas/38959-Juan-Manuel-Santos-De-halcon-a-pragmatico

Ricardo Camacho Socorro

Activista social Venezolano

"Gracias a la libertad de expresión hoy ya es posible decir que un gobernante es un inútil sin que nos pase nada. Y al gobernante tampoco."
Jaume Perich.