¿Se sostendrá el fenómeno Arria?

Por 11:51 a. m. 0 comentarios
Para despecho de algunos enemigos gratuitos, para sorpresa gratificante de muchos otros y sobre todo para devolver la esperanza a la inmensa mayoría de los ya incluidos en la ola de opinión favorable a la postulación de Diego Arria, irrumpió esta candidatura cambiando el mapa político de Venezuela.

Es habitual encontrar entre analistas amateurs afirmaciones superficiales del tipo “los jóvenes venezolanos quieren”, “la clase media dice”, “la nueva generación propone”, que sencillamente sólo merecen la constatación que quien así opina, lo hace por mandato de impulsos cerebrales a unas cuerdas vocales, de una especie parlante a la que le encanta emitir sonidos de cualquier tipo.

Hay por lo menos 100 tipos de jóvenes en Venezuela, como otros tantos tipos de venezolanos. En la clase media pululan todos los especímenes del espectro social, desde asesinos en serie y asaltantes de blindados y bancos hasta monjas, y no hablemos de la llamada “nueva generación”, donde se yuxtaponen por lo menos cinco franjas etarias, multiplicado por los 100 tipos de opción por intereses, que configuran la opinión de ese sector determinado.

Cuando me toca oír frases del tipo “es que los venezolanos somos de tal manera”, ya sé que tengo delante la oportunidad de escudriñar la opinión de alguien con espíritu científico serio que seguramente me propondrá una interpretación sólida de algún raro rasgo común exquisito de conducta de nuestros connacionales.

Les confieso que me decepcionan en el 99% de los casos.

Porque lo que sí es un talante de nuestra cultura política, sobre todo en la clase media y en los últimos 13 años, es tener opinión sobre lo humano y lo divino, lo que prueba no lo acertado de lo que se pueda decir u oír, si no que todos fuimos víctimas de un cataclismo ideológico en nuestras vidas que nos obligó también a todos a tomar partido militante y en esa actitud aún estaremos varios años más.

Pero cuando me dicen “el candidato que proponemos debe arrastrar a nuestro lado al chavista light” y por eso Capriles puede ganar y Arria no, les confieso que no me provoca ni siquiera razonar, porque estoy frente a alguien poseído de esas cotidianas pasiones de los humanos por equipos de futbol, de baseball, de boxeadores favoritos, del merengue o el vallenato, del joropo o la opera.

Dicho esto, haré pública mi confesión política más íntima. No sé si en dos o tres años tendremos un país que una a todos estos tipos de venezolanos, a quienes pueda gustarle simultáneamente según el momento, disfrutar la ópera y el merengue, sea mestizo, negro, blanquito hijo de portugués, empresario, coronel, buhonero, militante fanatizado chavista, comerciante, chino de pueblo o cura parroquial de Boconó.

Cuando Diego Arria me habló de su candidatura, le dije inmediatamente que le apoyaba, aunque le plantee que el problema del país no era de un candidato sino de un liderazgo, que bien pudiera ser él quien se pusiera a la cabeza de un país llamado a desgarrarse, si no encuentra rápidamente un camino distinto al de estar en manos de un liderazgo atrabiliario, ya agotado y que produjo más decepciones y frustraciones que satisfacciones, por cierto subsidiadas a un altísimo costo social, que hasta puede significar que esta pobre nación de tantos ilusos, se la lleve el diablo en los cachos.

Y es una lástima que por nuestros escasos hábitos de discusión fundamentada, dado nuestro relativo atraso político y miren lo difícil que es entonces caracterizarnos con generalidades, no podamos acudir para nuestras opciones de liderazgo sino a lo que nos proponen un puñado de vivos, que se atrincheraron detrás de alguno de esos proyectos de grupos de interés y empezaron el bombardeo propagandístico de saturación para tratar que además de comprar Mr. Músculo, Camay, o lentes de modelo europeo, o maderas Imeca, puedan también asociarse por efecto demostración de encuestas alquiladas y llegar a la conclusión que tal sonrisa, o tal mirada profunda, o tal vestimenta, es la mejor para dirigir este país en su etapa más crítica en 100 años.

Y afirmamos lo especial de esta etapa porque, a diferencia de otras coyunturas, esta vez el país tiene a su cabeza un moribundo irresponsable en grado sumo, creyéndose vengador universal de las victimas del capitalismo, que ya empezó hace algún tiempito con los fenicios, la ruta de las especies o de la seda, o con los welsers por estos lares, y que entre otras maldades acumuladas tiene efectos de pagos, en sus intercambios, incluyendo el del trabajo explotado, pagado con la sal escasa tierra adentro, y que tempranamente fue sustituida por SALario.

Volviendo al tema sobre con quién sustituir al locario, la moda Capriles empezó a derrumbarse y la razón es sencilla, independientemente de las muchas cualidades de este joven gobernador: su mensaje esta hecho para esa supuesta “franja unánime de venezolanos”, de NINIS, de chavistas ligth, de quienes quieren paz y amor, reconciliación, cero odio, cero arrechera, buena onda, buena vibra, es decir buena para todos, es decir, QUE NO INTERPRETA a dos tercios del país OBSTINADOS con el chavismo en el poder corrupto, militarista, abusador y que desean un líder que hable claro, que se proponga sacarnos de este atolladero histórico y nos muestre como alcanzarlo con un mínimo de profilaxis política, como el cese a la impunidad por delitos de lesa humanidad.

Pero también quieren que se les diga cómo volver a la separación de poderes, institucionalizar las FFAA y sacar de allí a narcos y compinches de grandes delitos por acción u omisión en la conducción de las armas de la República. Ya demasiados en nuestro país quieren inaugurar por primera vez en 50 años una real economía privada fuerte que genere empleos masivos y deje atrás el bendito estatismo y populismo ruinoso. Quieren a alguien que hable en serio cuando propongan la descentralización y pase masivamente los empleados de aparatos centralistas a operaciones eficientes en cada pueblo, Municipio, Estados. (*).

Arria puede poner orden en este país, porque empezó a cortar por lo sano: me propongo dijo, solo para la transición de tres años máximo, tenemos que volver, pero con mucho mayores garantías, a la arquitectura constitucional de delimitación separación y equilibrio de poderes.

Con Arria iríamos a una limitación severa de los poderes presidenciales futuros, dándole al parlamento capacidad hasta de revocar mandatos o provocar elecciones anticipadas. Es el caos dirán los enmacollados partidarios de ver la Presidencia como el gran botín.

O aprendemos a gobernarnos en democracia o entonces resolvamos quien ha de ser monarca con uniformes vistosos tipo africano, para que siga la guachafita, pero asumida a plenitud y no con estas mascaradas “democráticas” también tropicales.

Tiene que haber una manera de evitar que la política siga siendo una fuente de enriquecimiento personal, para casi todo aspirante a funciones públicas, sobre todo en la Venezuela de la agencias de marketing de candidatos, sin olvidar la recurrencia a encuestadoras que hagan líder a dientes rotos cuando pagas por años y años para sostenerte infladito entre los encuestables.

Diego Arria para sorpresa de muchas fans de burbujas candidaturales iniciales, puede ser candidato por la unidad, ganando las primarias de febrero y claro que puede ganarle a Chávez si se deja de lado la estupidez que aquí el gobierno tiene mayoría, según las encuestadoras y si alguna vez la tuvo, es evidente que hizo de los venezolanos una población en clara mayoría indignados contra esta piratería gobernante y Arria es el candidato ideal para desplazarles con decisión, experiencia y autoridad, sus más notorias cualidades.
Arria ya interpretó masivamente a aquel inmenso sector de clase media y trabajadores organizados que PELEARON contra la barbarie de Chávez entre 2000 y 2004, sobre todo a quienes manifestaban por millones, para echarlo del poder. ESO ES UN HECHO.

Averígüenlo para que se lo demuestren ustedes mismos. Lamentablemente por lo menos medio millón de votos potenciales en esas primarias están dispersos en un destierro y la diáspora económica y sobre todo de desilusionados por las batallas perdidas. Pero no olviden que muchos se moverán a ir a votar donde exista esa oportunidad, y la mitad o más de esas familias desgarradas recibirá el mensaje aquí, ELIJAN A ARRIA para poder volver.

(*) PARA EMPEZAR A PLANTEAR DISCUSIONES Y COINCIDENCIAS SOBRE DE UN PROGRAMA DE RECONSTRUCCION NACIONAL

Para hablar en serio de descentralización, mínimo tiene que adoptarse cuanto antes el traspaso de TODO EL IVA, el 100% de lo recogido en las circunscripciones locales y estadales, para que ellos mismos acomoden sus carreteras, atiendan sus hospitales, den de comer a sus niños en las escuelas mejores cada día, con maestros mejor pagados y todo ello bajo control ciudadano, bajo el control directo de todos los que mantienen, a esos servidores públicos, pagados con los impuestos que le duelen a cada quien en su hábitat.

Para hacer esta propuesta sencilla, detengámonos en unas frases. Si pasamos el grueso de las tareas de Estado central a cada municipio entonces deben pasarse el grueso de los reales, empezando por todo el IVA, luego viene la gran bicoca petrolera. Debe empezarse por una ley de Situado Constitucional que impida cualquier discriminación.

¿Tendremos entonces los Estados y Municipios más corruptos de la historia? Depende. Si se eligen contralores, fiscales, jueces, vigilantes de patrimonio público: ¿solo ampliamos las redes de corruptos concitados para meter la mano juntos?

¿Servirían entonces asambleas, cabildos, etc. con poder legal para destituir o revocar el mandato de todo cuentadante que de resultar prevaricador puede ser separado de su cargo y enjuiciado en cualquier momento de su mandato?

¿Servirían algún genero de comisiones ciudadanas electas o designados con poder contralor efectivo? ¿O vigilantes insobornables del tesoro nacional itinerantes, o todas estas instancias a la vez?.

Muchas veces considero la suerte de vivir en la etapa, en que con una computadora personal de algunos centenares de gigas de disco duro, puedes tener en tu pantalla todas las compras, todos los clientes, a todos los que pagan sus impuestos y cuanto, cuanto pagas en cada salario, cuanto recibes por multas, cuánto cuesta el restaurant del día de la secretaria a tus ciudadanos, cuanto es el aporte municipal al orfanato, cuales son los convocados a licitar hasta para la compra de una caja de lápices: Porque cada bolívar ingresado debe ser registrado y de donde proviene y cada bolívar gastado debe decirse a donde justificadamente va y a quien se le paga


Alberto Franceschi
http://www.noticierodigital.com/2011/11/%C2%BFse-sostendra-el-fenomeno-arria/

Ricardo Camacho Socorro

Activista social Venezolano

"Gracias a la libertad de expresión hoy ya es posible decir que un gobernante es un inútil sin que nos pase nada. Y al gobernante tampoco."
Jaume Perich.