Tomarse a chiste a @Diego_Arria es un error político que podría pagarse caro

Por 3:19 p. m. 0 comentarios
Qué hacer?: desechar la guachafita.

"La burguesía no va a tolerar otros seis años de gobierno socialista"

El Clan de los Revolucionarios Serios ha lanzado una advertencia -muy severa ella, como era de esperarse-: tomarse a chiste a Diego Arria es un error político que podría pagarse caro. "Eso de montar un bochinche porque el precandidato presidencial opositor es un setentón coqueto que se estira las patas de gallo, y restarle importancia a las tareas que está ejecutando como agente de la más recalcitrante estrategia contrarrevolucionaria, al papel crucial que está desempeñando bajo los designios directos del imperio, es hacerle el juego de la ultraderecha", señalan muy preocupados los chavistas circunspectos.

La mayoría de los miembros del Clan son marxistas ortodoxos, gente de rostro adusto que se estresa con la risa y el relajo porque estos "epifenómenos" (así les dicen ellos) no son productos válidos de un análisis dialéctico de la realidad concreta. Aseguran, con argumentos políticos, que la echadera de broma termina siendo objetivamente favorable a la reacción porque lleva agua al molino de las doctrinas metafísicas-voluntaristas y desdibuja los esfuerzos por forjar un verdadero movimiento revolucionario. Parafraseando a Lenin, Cetrino Diamat, un amigo mío, perteneciente a ese Clan, suele decirme: "Camarada, reflexione: si la teoría revolucionaria es la carcajada, el movimiento revolucionario es un remake de Radio Rochela".

Es urgente, entonces, que -al menos por hoy- no escribamos como lo que somos, sino como gente ceñuda que tiene El Capital y La Idelología alemana en la mesa de noche. Bajo esa premisa volvamos a Arria y digamos que el tipo no tiene por qué servirnos para chistecitos baratones, como ése de que su lema será "Yo soy el que tiene los botox". No, por favor. Hagámosle comprender al proletariado irresponsablemente reilón que ese caballero está montando, en nuestras propias narices, el escenario para las acciones imperiales que van a tomarse luego de la reelección del comandante Chávez en octubre de 2012, evento que ya la ultraderecha considera irreversible. "La superestructura global de la burguesía no va a tolerar otros seis años de gobierno socialista: tan pronto el Presidente gane, van a crear las condiciones para una de sus invasiones democráticas con bombardeos humanitarios", dice Diamat.

Y cuando empiecen a caer las bombas inteligentes -pronostica-, vamos a estar desprevenidos, riéndonos de eso que dijeron los Robertos: que Arria es la versión masculina de la duquesa de Alba.

¿Si la sátira política es dialécticamente contrarrevolucionaria, qué hacer?, le pregunto al camarada Cetrino -sin intención irónica, lo juro-. Y, parafraseando de nuevo a Vladimir Ilich Ulianov, me contestó: "Desechar la guachafita, prepararse para la lucha".

CLODOVALDO HERNÁNDEZ | EL UNIVERSAL
http://www.eluniversal.com/opinion/111125/que-hacer-desechar-la-guachafita

Ricardo Camacho Socorro

Activista social Venezolano

"Gracias a la libertad de expresión hoy ya es posible decir que un gobernante es un inútil sin que nos pase nada. Y al gobernante tampoco."
Jaume Perich.