Un camino incierto: Venezuela hoy

Por 2:49 p. m. 0 comentarios
Parece difícil que Chávez pueda presentarse como candidato en las elecciones de octubre. ¿Qué puede ocurrir? Aquí saltan las conjeturas.

Parece difícil que Chávez pueda presentarse como candidato en las elecciones de octubre.
No hay duda, los problemas de salud del presidente Chávez han cambiado el panorama político del país hermano. La situación que allí se palpa es hoy peligrosamente incierta. Pude verificarlo la semana pasada cuando viajé a Caracas para el lanzamiento de mi novela Entre dos aguas. Tenía cerca de tres años sin ir a un país al que estoy ligado desde mi adolescencia.

Desde luego, conocía de antemano los problemas creados por Chávez. A la ruina de muchos empresarios por la incautación de sus bienes, a la dilapidación de recursos, los atentados contra la libertad, el déficit fiscal, el aumento del desempleo, la inflación galopante y la catequización forzada de estudiantes de escuelas y liceos y a los propios militares, se suman la escasez de productos básicos y una alarmante inseguridad.

Este último es el problema más tangible y vistoso. Nadie parece dispuesto a salir tranquilamente de noche en Caracas. Si uno invita a un amigo o amiga a cenar, cualquiera de ellos propone más bien un desayuno para no correr riesgos. Sicarios, en la plena luz del día, golpean el vidrio de un automóvil con una pistola para sustraerle a su conductora un teléfono celular. Cada fin de semana se registran en Caracas de 30 a 50 asesinatos.

A esta situación vista de tiempo atrás se suman ahora las conjeturas desatadas por la salud de Chávez. Aunque este, luego de someterse en La Habana a una cuarta quimioterapia, haya declarado triunfalmente que no quedan en su cuerpo células malignas y anuncie, según sus términos, que ya salió de la cueva, calificados pronósticos médicos diagnostican el suyo como un caso muy grave. Según el ex ministro de salud Rafael Orihuela, el leiomiosarcoma de vejiga con extensión a la próstata y al recto es un tumor maligno y rebelde, del cual difícilmente un enfermo se salva.

Ante esta realidad parece realmente difícil que Chávez pueda presentarse como candidato en las elecciones de octubre del próximo año. ¿Qué puede ocurrir entonces? Aquí saltan las conjeturas. Un alto y conocido militar retirado me afirmaba que los más preocupados con esta situación son los hermanos Castro.

Buscando mantener sus 112 mil barriles diarios de petróleo y otras millonarias ayudas suministradas por el régimen venezolano, han querido convencer a Chávez de un prudente retiro con un sucesor bajo su absoluto control. Inútilmente. El líder bolivariano confía en que los poderes divinos, incluido Babalú, lo mantendrán en su trono.

Todo esto ocurre mientras la oposición, ya unida, ofrece un vistoso abanico de jóvenes precandidatos al lado de un calificado veterano de la política como Diego Arria. Además de él, conozco a la bella e inteligente María Corina Machado y a Leopoldo López, que responden a la imagen de una nueva democracia, ajena a los viejos partidos. Su mayor reto consiste en convencer a los llamados "ni-nis", que representan el 30 por ciento del electorado y que se dicen tan ajenos al gobierno como a la oposición.

Pero el camino no es fácil. Está lleno de piedras. Milicias armadas por Chávez en los cerros de Caracas pueden cometer desastres.
Ante una súbita desaparición de Chávez, no se descarta el peligro de una dictadura militar que asuma la continuidad del régimen. Me dicen que su hombre podría ser Diosdado Cabello.

En fin, todo esto se lo oye decir uno a calificados analistas de la oposición. No se me ocurrió, durante la semana que estuve en Caracas, subir a los cerros o hablar con un vendedor de arepas para saber qué piensan los partidarios de Chávez. Fieles a sus camisas rojas y a su populismo asistencial, todo les interesa menos una pacífica democracia. ¿Hacia dónde se encamina el país hermano? Es la pregunta que todos nos hacemos.

Plinio Apuleyo Mendoza
http://www.eltiempo.com/opinion/columnistas/plinioapuleyomendoza/ARTICULO-WEB-NEW_NOTA_INTERIOR-10827588.html

Ricardo Camacho Socorro

Activista social Venezolano

"Gracias a la libertad de expresión hoy ya es posible decir que un gobernante es un inútil sin que nos pase nada. Y al gobernante tampoco."
Jaume Perich.