Hugo Chávez, ¿por qué no te vuelves a callar?

Por 1:17 p. m. 0 comentarios
Hay algunos políticos que son sospechosos habituales, y pase lo que les pase, siempre tienen el don de abrir la boca más de lo debido, este es el caso del presidente de Venezuela, Hugo Chávez.

Los problemas de salud que tiene el mandatario venezolano, unidos a los que tiene dentro de sus fronteras, no parecen ser suficiente obstáculo para que no sea capaz de mantener la boca cerrada el tiempo suficiente como para no meter la pata. Se llegó a pensar que debido a sus problemas personas, Chávez se mantendría alejado de los focos, y sobre todo de las polémicas, pero no ha podido aguantar.

Así, el primer recado que ha tenido a bien dejar Hugo Chávez ha sido para el presidente electo del gobierno español, Mariano Rajoy. Ha sido bastante directo, como suele acostumbrar, y ha manifestado que espera que "Rajoy no tire piedras como cuando estaba en la Oposición".

De esta manera, Hugo Chávez ha mostrado su preocupación sobre el hecho de que "España como Reino, entienda lo que aquí está pasando, nosotros no nos metemos en las cosas internas de España y esperamos que el nuevo Gobierno no se meta en las cosas internas de Venezuela porque sería un desastre, ¡estamos a la expectativa!», ha expresado.

No obstante, todo le parece poco a Chávez, que incluso reprocha a José Luis Rodríguez Zapatero que todo lo que ha hecho en su mandato, pese a ser de ayuda a Venezuela, sobre todo ha sido beneficioso para España.

Definitivamente parece que Hugo Chávez tiene un serio problema de incontinencia verbal. Solo el tiempo será el que juzgue y pueda evaluar si la obra de este entrañable presidente para algunos, y cruel y tirano para otros, ha sido acertada, o simplemente un cúmulo de despropósitos.
http://www.dirigentesdigital.com/articulo/dirigentes_latinoamerica/201642/hugo/chavez/venezuela.html

Ricardo Camacho Socorro

Activista social Venezolano

"Gracias a la libertad de expresión hoy ya es posible decir que un gobernante es un inútil sin que nos pase nada. Y al gobernante tampoco."
Jaume Perich.