Chávez polariza aún más a Venezuela al celebrar 20 años de su fallido golpe

Por 12:01 p. m. 0 comentarios
Organizó un gran desfile militar para recordar su intento de derrocar a Carlos Andrés Pérez.

Mario Linares estaba durmiendo cuando por su casa pasaron ómnibus llenos de soldados. A la mañana siguiente, se despertó con la noticia de que los hombres estaban tratando de derrocar al presidente Carlos Andrés Pérez.

Desde la mayoría de los puntos de vista, el intento de golpe de Estado de 1992 fue un fiasco. El joven cabecilla de la rebelión nunca llegó al palacio presidencial. Cientos de soldados fueron a la cárcel y más de 30 personas murieron, entre ellos civiles.

Ayer, el líder del malogrado levantamiento, el presidente Hugo Chávez, celebró el 20 aniversario del golpe fallido con un desfile militar frente a los presidentes de Bolivia, Cuba y Haití. Así, coronó una semana de eventos para conmemorar la fecha conocida aquí como el 4-F. Pero en la políticamente polarizada Venezuela, la celebración fue muy criticada.

"No entiendo cómo pueden hacer un desfile", comentó Linares, de 58 años, que vive en el barrio obrero del Monte de Piedad. "Ellos no estaban tratando de derrocar a un dictador. Trataban de derribar un gobierno elegido democráticamente, y muchas personas inocentes murieron."

Chávez acabó consiguiendo la presidencia a través de las urnas en 1998. Pero para el presidente y sus seguidores, el 4-F fue el comienzo de su "revolución socialista".

En esa época, Venezuela sufría una inflación récord y una delincuencia desenfrenada. Cuando la impopular administración de Pérez anunció medidas de austeridad en 1989, provocó los disturbios conocidos como el Caracazo. Se convocó a las fuerzas armadas y más de 1000 personas murieron. Chávez, una estrella naciente de las fuerzas armadas, ya conspiraba para derrocar al gobierno.

La celebración del 4-F tiene lugar en momentos en que partidos de oposición celebrarán elecciones primarias la próxima semana para elegir quién enfrentará a Chávez en octubre. Glorificar un golpe de Estado en una temporada de elecciones parece evidenciar cierta sordera, declaró Henrique Capriles Radonski, gobernador del estado de Miranda y el principal candidato de la oposición.

En grandes pantallas de video por todo Caracas se muestran imágenes del joven Chávez cuando salió en la televisión nacional para pedir a sus compañeros de conspiración que depusieran las armas. Fue uno de los discursos más breves y más importantes de su carrera. "Desafortunadamente, no cumplimos los objetivos que nos propusimos? por ahora", aseguró.

Angel David Muñoz, de 36 años, dijo ser un ardiente partidario de Chávez y que probablemente vuelva a votar por él. "Este es el primer gobierno que ha hecho algo por los pobres", explicó. Pero le pareció disonante celebrar un golpe de Estado fallido. "No es una fiesta, es un velorio", dijo.

En el sentido histórico, el 4-F no tuvo nada de particular, según Agustín Blanco Muñoz, historiador de la Universidad Central que entrevistó muchas veces a Chávez. "La historia de Venezuela presenta continuos intentos de golpes de Estado", afirmó. La nación sufrió por lo menos siete golpes de Estado exitosos y varios fallidos, incluyendo un intento de derrocar a Chávez en 2002.

A través de los años, el 4-F se convirtió en un punto central de la mitología de Chávez. "Fue ahí que empezó a venderse como el nuevo libertador", dijo Blanco. "Es parte de la propaganda del gobierno para aumentar su aura de heroísmo."

El museo militar en lo alto de una colina, donde Chávez vio rotos sus sueños de un golpe de Estado, se convirtió en una base militar llamada 4 de Febrero. Pese a la presencia militar, el barrio continúa agobiado por la delincuencia. Anteayer, había trabajadores que pavimentaban calles y que pintaban paredes para la celebración. "Si el área luce mejor, tal vez más personas la visitarán", dijo un habitante del barrio.
http://www.lanacion.com.ar/1446131-chavez-polariza-aun-mas-a-venezuela-al-celebrar-20-anos-de-su-fallido-golpe

Ricardo Camacho Socorro

Activista social Venezolano

"Gracias a la libertad de expresión hoy ya es posible decir que un gobernante es un inútil sin que nos pase nada. Y al gobernante tampoco."
Jaume Perich.