El «bolivariano» Sean Penn

Por 7:29 p. m. 0 comentarios
El actor estadounidense se entrevista con líderes suramericanos como Hugo Chávez y Evo Morales en calidad de embajador itinerante de Haití.

Para Hugo Chávez, Sean Penn ya es un bolivariano más. El actor californiano se encuentra en plena gira en el continente suramericano en calidad de embajador itinerante para Haití.

En su encuentro con la presidenta argentina, Cristina Fernández Kirchner, mostró su rechazo a la «continuidad del colonialismo», en referencia al Reino Unido por la crisis de las Malvinas. A Chávez lo invitó a cantar en un concierto en territorio estadounidense. Y en su reunión con Evo Morales, puso los éxitos sociales de Bolivia como ejemplo a seguir. El presidente boliviano quedó impresionado por la voluntad «socialista» de Sean Penn.

El compromiso político del actor y director, ganador de dos premios Oscar, le viene de familia. Su padre, Leo, hijo de judíos rusos que emigraron a Estados Unidos y también dedicado a la industria del cine, fue un firme apoyo de los sindicatos y fue incluido en la lista negra por el Comité de Actividades Antiestadounidenses en los años 50 por negarse a testificar contra sujetos sospechosos. Esta actitud lo apartó del cine y encontró refugio en el teatro de Nueva York, donde conoció a la que sería la madre de Sean Penn.

Sean Penn ya pensaba en política en su adolescencia: Con once años, una cita de Thomas Jefferson, uno de los padres fundadores de Estados Unidos, rezaba en la puerta de su habitación: «Nuestros niños nacen libres, y su libertad es un regalo de la naturaleza y no de quienes los engendraron».
Más tarde se obsesionó con el caso Watergate, que acabó con el expresidente Nixon. Eso provocó que durante un tiempo estudiara Derecho. Las malas notas lo llevaron hacia la interpretación. Una sórdida vida personal -un matrimonio con Madonna, altercados con «paparazzi» y algunos fans, por lo que pasó un mes en la cárcel- eclipsó durante años su activismo político.

Pero cuando ganó su segundo Oscar, en 2008, las ideas políticas de Sean Penn ya formaban parte de su figura. Antes de la guerra de Irak, el actor pagó 56.000 dólares por un anuncio crítico con George W. Bush en el periódico «The Washington Post». Visitó Irak antes y después de la invasión en 2003 y en 2005 viajó a Teherán para escribir un extenso reportaje para el «San Francisco Chronicle». Ya en 2007 se entrevistó con Hugo Chávez en Venezuela y con Raúl Castro un año después en Cuba.

«Nací en 1960 por lo que el principal programa de televisión que veíamos en casa era la guerra de Vietnam. Crecí en una familia que se oponía a ello», ha explicado. Un idealismo que, según su difunto hermano Crhis, respondía a una especie de «inocencia» que compartía con su padre. Un «traidor» para sus críticos.
En suelo estadounidense también ha demostrado su compromiso. Fue después del huracán Katrina, en 2005: voló a Nueva Orleans y ayudó a rescatar víctimas. Tras el terremoto de Haití, en 2010, voló al país y creó una fundación sin tener experiencia previa en el ámbito de las oenegés.

El activisimo de Sean Penn en Haití ha ayudado a que su imagen en Estados Unidos haya ganado puntos. Incluso le valió el nombramiento de embajador itinerante por el presidente de Haití. Y el desempeño de ese cargo se ha convertido en el enemigo de los británicos. «Vanidoso y mal informado» para el «Daily Mail». Para el orgullo británico, las Malvinas no son las «Islas Malvinas de Argentina».
http://www.abc.es/20120222/internacional/abci-perfil-sean-penn-201202221049.html

Ricardo Camacho Socorro

Activista social Venezolano

"Gracias a la libertad de expresión hoy ya es posible decir que un gobernante es un inútil sin que nos pase nada. Y al gobernante tampoco."
Jaume Perich.