La ‘tentación’ del autoritarismo

Por 1:37 p. m. 0 comentarios
Diego García-Sayán, presidente de la Corte Interamericana de Derechos Humanos advierte que el ‘efecto’ del narco sobre la sociedad y las instituciones en AL provoquen ‘tentaciones’, porque la expansión criminal es ‘un grandísimo factor de desestabilización’ de la democracia.

El presidente de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), el peruano Diego García Sayán, advirtió que existe peligro de que la inseguridad y el “efecto” del crimen organizado sobre sociedades civiles e instituciones públicas en América Latina provoquen “respuestas y tentaciones autoritarias”, porque la expansión criminal es “un grandísimo factor de desestabilización” de la democracia.

Durante una entrevista, y en indirecta alusión al plan del presidente Hugo Chávez de sacar a Venezuela del sistema americano de protección jurídica de los habitantes, García Sayán alertó que “un país no puede, de la noche a la mañana, patear el tablero de los derechos humanos y asumir que eso no le acarreará muy graves y serias consecuencias”.

Al preguntársele si acaso está amenazada la democracia por la militarización de la seguridad pública en México, Colombia, Guatemala, Honduras y El Salvador, adujo que “es evidente que el Ejército está creado y entrenado para objetivos específicos de la guerra: destruir al enemigo”.

Para afianzar la seguridad y atacar la criminalidad, dijo, se requieren “herramientas de inteligencia, investigación, persuasión, captura, interrogatorio y sanción básicamente policiales”.

“Uno de los más graves problemas (americanos) es la expansión de la criminalidad, la inseguridad ciudadana y, en particular, la acción y efecto del crimen organizado sobre la sociedad y las instituciones. Muchas veces ese tipo de amenazas a la seguridad de la gente, a la normalidad en la vida de las instituciones, es fuente para respuestas y tentaciones autoritarias, para cortar camino, establecer justicias sumarias, la tentación que surge de las instituciones públicas y de la propia sociedad a la justicia por mano propia”, puntualizó.

“La dinámica social, la creciente urbanización, el tráfico de drogas y de personas, incide hoy de manera decisiva en Centroamérica, México y algunos países también de la región andina en tener ahí un grandísimo factor de desestabilización de la institucionalidad democrática y, a la larga, de riesgo para los derechos humanos”, alertó.

Acerca del plan de Chávez de sacar a su país de la CIDH, afirmó que es “un anuncio” de lo que sería “una decisión”.

Tras pedir que el sistema americano de derechos humanos mantenga su membresía actual, admitió que “es evidente que cualquiera que se aparte lo debilita”.

En su primera reacción sobre el caso, contestó que “es ostensible que un país que no es miembro priva a su habitantes del acceso a estos mecanismos de justicia interamericanos”.

El 30 de abril anterior, Chávez ordenó sacar a Venezuela de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos -y desconocer a la Corte- y la acusó de operar bajo mando de Estados Unidos.

Como entes autónomos de la Organización de Estados Americanos (OEA), la Comisión, con sede en Washington, recibe los casos de violación a los derechos humanos, mientras que la Corte Interamericana, instalada en San José, los juzga. García abogó para que la jurisdicción de la Corte, fundada en 1979 y regida por la Convención Americana de Derechos Humanos (1969), sea reconocida por Estados Unidos, Canadá y Estados del Caribe anglosajón.

El gobierno de Chávez ha sido fuertemente cuestionado por violar los derechos humanos. De 15 condenas de la CIDH en los últimos 15 años contra Venezuela, dos fueron cumplidas parcialmente y el resto desconocidas por el Mandatario. “¿Hasta cuándo nosotros vamos a estar con esa espada de Damocles?”, cuestionó Chávez, al anunciar su decisión. “¡Ya basta!”, proclamó.

Alerta

La dinámica social, la creciente urbanización, el tráfico de drogas y de personas, incide hoy de manera decisiva en Centroamérica, México y algunos países también de la región andina en tener ahí un grandísimo factor de desestabilización de la institucionalidad democrática y, a la larga, de riesgo para los derechos humanos”.
Diego García Sayán,presidente de la CIDH.

Sabías que…

Según el líder de la CIDH, uno de los más graves problemas (americanos) es la expansión de la criminalidad, la inseguridad ciudadana y, en particular, la acción y efecto del crimen organizado sobre la sociedad y las instituciones. Muchas veces ese tipo de amenazas, a la normalidad en la vida de las instituciones, es fuente para respuestas y tentaciones autoritarias, para cortar camino, establecer justicias sumarias, y de la propia sociedad a la justicia por mano propia.

Tomado de Vanguardia.com.mex
con fuente de El Universal.
http://www.vanguardia.com.mx/entrevistalatentaciondelautoritarismo-1296617.html

Ricardo Camacho Socorro

Activista social Venezolano

"Gracias a la libertad de expresión hoy ya es posible decir que un gobernante es un inútil sin que nos pase nada. Y al gobernante tampoco."
Jaume Perich.