Detienen en EEUU a Ex Jefe de misión militar venezolana en Miami

Por 12:37 p. m. 0 comentarios
Cuatro hombres, entre ellos un ex comandante de la misión militar venezolana en Miami, han sido acusados por el Gobierno de Estados Unidos de intento de contrabando de piezas para la flota de cazas supersónicos F-16, sujetos a un embargo informal por parte Washington.

Al parecer, los individuos pretendían exportar a Venezuela dos motores enteros de F-16, además de piezas de repuesto para trenes de aterrizaje, implementos para radares, partes de sistemas de dirección de tiro e inyección de pilotos.

Por si fuera poco, también buscaban adquirir motores para 'zánganos', aviones sin piloto, el nuevo programa de aviación desarrollado recientemente por Venezuela junto a Irán y piezas para otros aviones como el VF-5S, Bronco y Tucano y para helicópteros, Super Puma.

Entre los arrestados se encuentra el ex capitán de la Fuerza Aérea venezolana, Alberto Pichardo, supervisor de adquisiciones de armamento y piezas en la misión militar de Venezuela en Miami, y el ex piloto del mismo cuerpo armado, Freddy Arguelles, residente en el sur de Florida. También han sido detenidos los civiles Víctor Brown y Kirk Drellich.

Viajes a Madrid

El Gobierno de Estados Unidos los acusa de no haber contado con los permisos oficiales necesarios para poder exportar las compras a Venezuela, un país que desde el año 2006 necesita de autorizaciones especiales para comprar armamento o piezas de aviación de combate en Estados Unidos o en otros países, si éstas contienen partes de fabricación estadounidense.

Tanto Pichardo como Brown, según la acusación, viajaron por lo menos en dos ocasiones a Madrid, en los años 2008 y 2009, respectivamente, para recibir instrucciones sobre las piezas a comprar. El acta de acusación no aclara a quien contactaron en territorio español.

Los cuatro están acusados de dos cargos de conspiración para exportar armamento prohibido y otros dos de exportación. De ser encontrados culpables, los acusados se enfrentan a penas de entre cinco y 10 años de cárcel y una multa máxima de un millón de dólares por cada cargo.
http://www.elmundo.es/america/2012/06/27/estados_unidos/1340750740.html

Ricardo Camacho Socorro

Activista social Venezolano

"Gracias a la libertad de expresión hoy ya es posible decir que un gobernante es un inútil sin que nos pase nada. Y al gobernante tampoco."
Jaume Perich.