Las reservas del chavismo

Por 4:40 p. m. 0 comentarios
Los rumores se agolpan día tras día. El desconocimiento acerca de la gravedad del estado de salud del presidente venezolano Hugo Chávez, debido a la ausencia de un informe médico oficial y al secretismo mantenido como política de Estado, no ha hecho sino despertar todo tipo de especulaciones, avivadas por supuestas filtraciones hacia los medios de comunicación del mundo.

Mientras el mandatario se ha asumido como el único portavoz de su salud, omitiendo información relevante como el tipo de cáncer que padece y su localización exacta, cada vez más aumentan las versiones desde Venezuela, Brasil, Estados Unidos y hasta España que afirman que Chávez tiene sus días contados pues el cáncer ha hecho metástasis, lo cual ha sido desmentido en varias ocasiones por el propio presidente.

La semana pasada, el gobernante ratificó que inscribirá su candidatura para las elecciones presidenciales del 7 de octubre. La información fue ratificada por el jefe de su comando de campaña, Jorge Rodríguez, quien sólo agregó lo consabido: que sería formalizada entre el 1 y el 11 de junio, como corresponde.

De hecho, tanto Chávez como su rival, Henrique Capriles Radonski, pidieron vía Internet las planillas necesarias al Consejo Nacional Electoral para proceder a la postulación formal, que en el caso del líder opositor ya fue anunciada para el domingo 10 de junio.

Si bien desde el oficialista Partido Socialista Unido de Venezuela se ha insistido en que la sucesión no está planteada, aún permanecen dudas sobre si Chávez estará en condiciones de asumir una campaña electoral como la que se avecina y en la que, más que aspirar a su tercera reelección, se juega el futuro de la revolución bolivariana.

Hasta ahora, los avatares de su salud le han impedido asistir a los actos de proselitismo y le han obligado a apelar a una suerte de campaña 2.0, apoyándose en las redes sociales como Twitter, desde donde anuncia millonarios recursos para obras del Gobierno e intenta mantener su presencia.

Ello contrasta con las visitas diarias casa por casa de Capriles, de quien no sólo le distancian 18 años de edad sino también un discurso pues el líder opositor rehúye a la confrontación y se desmarca de la descalificación constante de la que es objeto por parte del oficialismo, que lo tilda de "majunche" (mediocre).

Chávez acostumbró a los ciudadanos a su omnipresencia en los medios de comunicación. Por eso, su ausencia de tan sólo días en la pantalla, que en cualquier otro país sería considerada normal, en Venezuela no hace sino despertar suspicacias y ser interpretada como un empeoramiento de su salud.

No obstante, cuando los rumores crecen, el gobernante suele presentarse junto a todos sus ministros en transmisión conjunta de radio y televisión para demostrar no sólo que está de pie, sino también a la cabeza del Gobierno, aunque ha dejado atrás sus maratónicas apariciones. Las encuestas le favorecen y los analistas coinciden al afirmar en que ha sabido capitalizar su enfermedad.

Pero en caso de que sufriera un revés en su salud que le impidiera presentarse en la contienda electoral, la pregunta que muchos se hacen es sobre el futuro del chavismo sin Chávez.

Pese a que la palabra sucesor ha estado casi vetada dentro de las filas del oficialismo, lo cierto es existen algunos nombres claves que conforman la que podríamos denominar la reserva del chavismo. A Capriles le tiene sin cuidado. En uno de sus recorridos por el país, el sábado 2 de junio, aseguró: "Sea cual sea el candidato del PSUV, le ganaremos el 7 de octubre".

Adán Chávez, el hermanísimo

El hermano mayor de Hugo Chávez, de 58 años de edad, no goza del carisma del Presidente, pero su figura ha cobrado mayor presencia pública en el último año a raíz de la enfermedad del gobernante. Se le ha visto con frecuencia junto al mandatario, a quien ha acompañado en La Habana durante su convalecencia.

Como ex embajador de Venezuela en Cuba, cuenta con el favor de los hermanos Castro, por lo que muchos tienden a compararles y pensar en él como "el Raúl venezolano". Por lo pronto, Adán ha sucedido a su padre como gobernador de Barinas, cargo que ejerce tras ser electo en 2008.

A este docente, que fue ministro de Educación, se le considera aún más radical que su hermano Hugo, sobre quien ha ejercido una gran influencia pues fue quien le vinculó a temprana edad con la izquierda radical. "No podemos olvidar como auténticos revolucionarios otros métodos de lucha", ha llegado a decir refiriéndose a salidas distintas a la electoral.

Nicolás Maduro, el diplomático

Su imagen política se ha visto fortalecida por permanecer desde el 2006 como ministro de Exteriores en un Gobierno que suele remover sus fichas con frecuencia. Ya antes se le había confiado a este antiguo chófer del Metro y sindicalista la presidencia del Parlamento.

El rostro visible de la diplomacia venezolana, de 49 años de edad, no sólo es hombre de confianza de Chávez, sino que también cuenta con la simpatía del régimen castrista en Cuba, adonde suele viajar con regularidad. De gran porte, forma parte del ala moderada del chavismo.

El haber sido asomado por el propio Presidente como candidato del PSUV a la Gobernación de Carabobo ha generado dudas sobre su condición de presidenciable.

Elías Jaua, el sucesor legal

El vicepresidente ejecutivo es constitucionalmente el funcionario que debería tomar las riendas del país en caso de una ausencia absoluta de Chávez.

Este sociólogo, de 42 años, ha sido ministro de Agricultura, de Economía Popular y de la Secretaría de la Presidencia. Milita en la izquierda radical y se le vincula con los manifestantes que, ocultados con capuchas, promovieron disturbios décadas atrás en las universidades públicas del país.

Fue nombrado presidente del recién creado Consejo de Estado, órgano previsto en la Constitución para asesorar en materia de alto interés estratégico y que algunos proyectan como un ente para una eventual transición.

Diosdado Cabello, la pieza militar

El antiguo compañero de armas de Chávez en el intento de golpe de Estado del 4 de febrero de 1992 preside el Parlamento. De 48 años de edad, es uno de los muchos militares retirados que ocupan cargos en el Gobierno. Su influencia en las Fuerzas Armadas juega a su favor.

Fue vicepresidente y ministro de Interior, de Vivienda, de Infraestructura y de la Secretaría de la Presidencia. Se le asocia a la llamada boliburguesía, los nuevos ricos de la era chavista.

A finales de mayo, aparecieron en importantes avenidas caraqueñas afiches con su imagen acompañadas por las palabras: 'Diosdado Presidente'. La propaganda en la que se le mostraba como presunto candidato del Partido Socialista Unido de Venezuela causó revuelo y fue removida rápidamente. El oficialismo la atribuyó a una "campaña sucia".

El diputado y primer vicepresidente del PSUV ya en una oportunidad perdió electoralmente con Henrique Capriles Radonski, cuando aspiró a la reelección como gobernador de Miranda en 2008.

Las hijas del Presidente, el círculo íntimo

Rosa Virginia y María Gabriela son las hijas del primer matrimonio de Chávez, junto a Hugo, a quien en muy contadas ocasiones se le ha visto públicamente. Ellas, sin duda, forman parte del círculo más íntimo del Presidente.

María Gabriela, de quien se difundieron imágenes en marzo celebrando su cumpleaños en La Habana junto a su padre en proceso de recuperación y el resto de la familia, durante años acompañó al Presidente en actos del Gobierno, cual si se tratara de una primera dama, tras su separación de su segunda esposa, Marisabel Rodríguez.

En cambio, la mayor de sus hijas, Rosa Virginia, ha sido su fiel acompañante durante su convalecencia e incluso ha sido apodada por el Presidente como "asistenta" en pleno Consejo de Ministros.

Aunque más allá de acompañarle no han ocupado cargo público alguno, hay quien no las descarta como sucesoras por la tendencia de los líderes personalistas a ceder el testigo a algún consanguíneo, así como porque el propio Chávez desde los inicios de su mandato afirmaba que gobernaría Venezuela hasta el 2031, cuando le sustituiría en el cargo Rosinés, la más pequeña de sus hijas, hoy adolescente.
http://www.elmundo.es/america/2012/06/04/venezuela/1338827537.html

Ricardo Camacho Socorro

Activista social Venezolano

"Gracias a la libertad de expresión hoy ya es posible decir que un gobernante es un inútil sin que nos pase nada. Y al gobernante tampoco."
Jaume Perich.