¿Sobrevivirá el chavismo a Chávez?

Por 12:41 p. m. 0 comentarios
Hace veinte años, Hugo Chávez, puso en marcha el movimiento más poderoso de la historia de Venezuela con un discurso improvisado de tan sólo 90 segundos.

Camino de la cárcel después del fallido golpe de Estado de 1992 contra el por entonces presidente Carlos Andrés Pérez, el entonces teniente coronel Chávez pudo ponerse frente a la nación y exhortar a sus compañeros soldados que se rindieran.

"Desafortunadamente, por ahora, los objetivos que habíamos planeado, no se han cumplido", dijo Chávez en referencia a una agenda incumplida cuyas notas pasaban por erradicar la pobreza y la corrupción entre los miembros de la OPEP de América del Sur.

Ahora, una batalla contra el cáncer le ha debilitado y ha supuesto una amenaza existencial para el "chavismo": el movimiento rebelde de los izquierdistas de línea dura, los conservadores pragmáticos militares, políticos y empresarios oportunistas que se unieron a él para cumplir con las palabras de 1992.

Casi un año después de que Chávez anunciara su enfermedad, sólo sus más cercanos confidentes y un círculo muy cercano de los médicos conocen la naturaleza exacta de su cáncer, más allá de que se encuentra "en la región pélvica".

Los esfuerzos de los periodistas y médicos apuestan incluso para predecir si el incondicional socialista se recuperará o morirá.

Esto ha traído consigo un debate. Si el "chavismo sobrevivirá sin Chávez" es un enigma muy real con importantes repercusiones políticas y económicas. El futuro del chavismo es seguido muy de cerca por las empresas petroleras de fuera de Venezuela que buscan un mejor acceso a las mayores reservas de crudo del mundo.

El problema es que no hay forma de saber con certeza lo que aflige a 'El Comandante' y todos se hacen la misma pregunta: ¿Va a sobrevivir al cáncer y, si es así sobrevivirá el chavismo sin su líder?

"Parece que, por desgracia, la salud del presidente es la salud del proceso revolucionario", ha afirmado Nicmer Evans, un analista pro gubernamental que ha estado advirtiendo al Partido Socialista del exceso de dependencia de Chávez.

Los partidarios a Chávez dicen que se está recuperando, pero insisten que si le pasara algo el chavismo continuaría en su forma actual, incluso más allá de él, sólo que con diferentes hombres que llevarán la visión de Chávez. El chavismo también podría simplemente transformase en una filosofía diluida y nostálgica como el "peronismo" en Argentina.

'Nada detendrá la revolución'

Chávez, cuyo infatigable optimismo le ha ayudado a vencer diferentes desafíos que van desde un golpe militar a una paralización de la industria del petróleo, ha insistido en que su recuperación es un hecho consumado.

Casi las dos terceras partes del país coinciden en que anunciará su reelección a las presidenciales del 7 de cotubre. Según las encuestas, vencerá claramente a su opositor, Henrique Capriles, y ganar así un tercer mandato.

"Sea cual sea mi destino personal la revolución tiene su propia inercia. Nada ni nadie podrá detenerlo", dijo el presidente de 57 años de edad, después de su última operación el pasado mes febrero.

Sin embargo, los largos silencios de un líder más que locuaz, sus meses de ida y vuelta a La Habana para el tratamiento, e incluso una oración lacrimógena en la que Dios le perdonara la vida, han arrojado dudas sobre el futuro de su movimiento.

La poca consolidación del "chavismo sin Chávez" podría traer una inestabilidad prolongada -una lucha de poder entre las facciones y los disturbios civiles- y que potencialmente pueda desestabilizar la industria petrolera.

"El papel de los hombres fuertes en determinadas épocas históricas es mover a las masas: para ser un representante de las masas no hace falta tener una legitimación formal", dijo Chávez al historiador Agustín Blanco en 1995.

Presentándose a sí mismo como heredero de los ideales del libertador Simón Bolívar, Chávez ha retratado a su movimiento como una extensión de la lucha del siglo XIX para poner fin al dominio colonial de España.

Chávez ha disfrutado de una serie de éxitos en las urnas y se ha mantenido en el poder durante 13 años, ayudado por los mayores ingresos del petróleo que ha vivido el país, que ha financiado una cruzada sin precedentes en el gasto social.

También le dio a los militares un papel sin precedentes en el Gobierno de Venezuela poniendo a soldados y oficiales al mando de todo, desde proyectos de desarrollo social del Estado hasta planes agrícolas.

"Chávez cree en la obediencia más que nada, razón por la cual depende tanto del mundo militar", dijo Raúl Salazar, ex ministro de Defensa bajo Chávez ahora en la oposición.

Para los activistas de izquierda, el chavismo es el ápice de cómo reinventar el Estado como motor del cambio social. Para los críticos, que es una excusa velada para poner a las instituciones del Estado y al país en las manos de un sólo hombre.

"El chavismo se ha convertido en mucho más que un partido o un movimiento", dijo Diosdado Cabello, presidente de la Asamblea Nacional y uno de los más cercanos aliados de Chávez. "La relación entre Chávez y el pueblo va mucho más allá de la mera política, va directamente a lo espiritual".

Mientras que el chavismo es casi seguro se mantendrá de alguna forma aunque Chávez abandone el escenario politico, su evolución puede ser tan radical como el paso de la China comunista a la China capitalista.

"El día que Chávez ya no está aquí, un liderazgo mucho más colectivo tendrá que ser construido, porque ninguno de los jugadores de hoy tienen su estatura", dijo Jesse Chacón, ex ministro y militar retirado que ahora dirige la firma de encuestas GIS XXI.

"El liderazgo del presidente Chávez es de un tipo que sólo aparece una vez en siglos", añadió. Una designación clara de Chávez de un sucesor sería crucial para mantener el movimiento intacto, pero puede no ser suficiente para superar la rivalidad.

Incluso los inversores que hacer subir los bonos venezolanos a la espera cautelosa de la enfermedad de Chávez se preocupan de que una transición desordenada pudiera ser peor que una continuación del socialismo previsiblemente intervencionista.

"Hay muy poca transparencia dentro del chavismo para identificar los grupos y las posiciones", explicó José Antonio Gil, socio de Datanálisiso. "La gran duda es si pueden mantenerse unidos".

Aunque muchos creen que habrá disturbios, la posibilidad de una guerra civil se mantiene lejos. A diferencia de la vecina Colombia, que ha estado envuelta en una guerra civil durante casi cincuenta años, Venezuela históricamente ha negociado soluciones al conflicto a través de la liberalidad de los ingresos petroleros.

Desde su diagnóstico de cáncer el año pasado, Chávez nunca ha contemplado públicamente lo que significaría una salida abrupta de la política, más allá de decir que sería "el caos".

Lo hizo una vez, en 1995, tres años antes de que asumiera el poder: "¿Podría ser una maldición dejar un movimiento político en manos de un solo hombre?"
http://www.elmundo.es/america/2012/06/25/venezuela/1340615423.html

Ricardo Camacho Socorro

Activista social Venezolano

"Gracias a la libertad de expresión hoy ya es posible decir que un gobernante es un inútil sin que nos pase nada. Y al gobernante tampoco."
Jaume Perich.