Venezuela no logra reducir los 14.000 homicidios anuales, según cifras oficiales

Por 2:11 p. m. 0 comentarios
Las ONGs elevan a entre 19.000 y 20.000 los asesinatos, un problema que Hugo Chávez reconoce como «inobjetable».

Un total de 14.092 homicidios se registró en 2011 en Venezuela, cifra que supone 50 asesinatos por cada 100.000 habitantes, según informó este jueves el ministro de Interior y Justicia, Tareck el Aissami. En un encuentro con prensa indicó que esta cifra se ha mantenido durante dos años consecutivos.

En febrero del año pasado, El Aissami admitió durante una comparecencia ante el Parlamento, sin precisar una cifra, que la tasa de homicidios en Venezuela era de 48 por cada 100.000 habitantes, lo que la situaba «por encima de la media de América Latina».

Este jueves detalló que, en lo que va de año, el total de homicidios se sitúa en «24 por cada 100.000 habitantes» y admitió que esa cifra puede incrementarse.

«No hemos podido romper el suelo de 50 homicidios por 100.000 habitantes», reconoció El Aissami, quien indicó que esta estadística se redujo desde los 54 casos por 100.000 habitantes registrados en 2003.

Precisó que se trata de una «tasa real» y calificó como «laboratorios» las cifras difundidas por organizaciones no gubernamentales, que elevan a entre 19.000 y 20.000 los homicidios.

El ministro señaló que con la puesta en marcha de la misión «A toda Vida», el Gobierno pretende reducir «por lo menos cinco puntos este año» la tasa de asesinatos en un país con 28,9 millones de personas, según los datos preliminares del censo 2011.

Problema «grave»

El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, reconoció que la delincuencia es un «problema grave» e «inobjetable» en el país, pero criticó el «manejo antiético y politiquero» de la oposición sobre este problema.
http://www.abc.es/20120622/internacional/abci-venezuela-logra-reducir-homicidios-201206212108.html

Ricardo Camacho Socorro

Activista social Venezolano

"Gracias a la libertad de expresión hoy ya es posible decir que un gobernante es un inútil sin que nos pase nada. Y al gobernante tampoco."
Jaume Perich.