Gustavo Azocar: Chávez, El Pavosaurio

Por 1:16 p. m. 0 comentarios
Me lo habían contado, pero no lo había querido creer, hasta que lo vi con mis propios ojos en la 5ta avenida de San Cristóbal: Chávez, el Presidente saliente, montado en una tarima, simulando tocar una guitarra eléctrica, cantando música pop junto a Hany Kauam, Los Cadillacs y Omar Enrique. ¡¡Wao!! Las vueltas que da la vida. El hombre que intenta convencer a toda Venezuela de que el capitalismo es el camino hacia el infierno, y de que el socialismo del siglo XXI es la salvación del universo, utilizando técnicas de marketing político al mejor estilo de Bill Clinton.

Recuerdo haber visto por televisión las imágenes que mostraban a Clinton tocando el saxofón. Creo que todavía lo toca, de vez en cuando, después de cenar en un famoso restaurante italiano en la zona de Georgetown en Washington. Pero Chávez, que supuestamente se las sabe todas, no solamente es sordo, como lo demuestra cada vez que intenta entonar una canción, sino lo que es peor: no toca ni siquiera el "cambur pintón" en un cuatro y mucho menos va a saber tocar una guitarra eléctrica.

Si hacemos memoria, hemos de recordar que hace 14 años el candidato Chávez recorría cada rincón de Venezuela ataviado en un liqui-liqui verde oliva, entonando canciones de Alí Primera. Los actos políticos de Chávez en el año 98 y también los del año 2000, si mal no recuerdo, se hacían con artistas como Reyna Lucero, Cristóbal Jiménez y Sol Musset de Primera. Imagino que si en aquellos tiempos los asesores del Comando de Campaña le hubiesen dicho a Chávez que se montara en una tarima junto a Paul Gillman, que también es chavista, y que usara una guitarra eléctrica, los habría mandado a lavarse el paltó.

Pero como los tiempos cambian, y los votos están cada vez más escasos, el criollísimo y nacionalista Presidente saliente ha aceptado en esta campaña de 2012 no solamente payasear con una guitarra eléctrica, sino simular que puede cantar música pop y mostrarse en spots televisivos junto a músicos y agrupaciones juveniles que intentan desesperadamente captar aunque sea una pequeña porción del voto joven, donde el candidato Henrique Capriles Radonski le está ganando por una abrumadora mayoría de 90 a 10.

Ver para creer: Chávez está tan mal en las encuestas, que acepta sin protestar, aparecer en una campaña que intenta desesperadamente mostrarlo como un presidente joven, como un presidente "nuevo", que no pertenece al pasado y que está en capacidad de garantizar el futuro. Su Comando de Campaña ordena imprimir 5 millones de afiches y volantes que muestran a un Chávez que no existe: Chávez jugando basket, patinando, trotando, jugando béisbol, bailando y pegando brincos como cualquier chamo de 15.

Con el debido respeto que les tengo, y sin que esto constituya una ofensa para ellos, es como si a estas alturas, Trino Mora, quien causaba furor en las mujeres de la década de los 60 y 70, intentara hacer gritar de emoción a mi sobrina Grettel que tiene 15 años. O como si Henry Stephen se presentara en la fiesta de graduación de mi nieto Luis Fernando, entonando "mi limón, mi limonero". Mora y Stephen fueron grandes artistas en su época, pero creo que tienen bien claro que esta generación busca otra cosa.

Pero el Presidente saliente no parece tener sentido del ridículo. Pretende atraer a los jóvenes electores utilizando a músicos y cantantes que le ayuden a "refrescar" su envejecida figura. Le molesta que le digan viejo. Le molesta que lo relacionen con el pasado. Le perturba que lo consideren un dinosaurio de la política. Y lo peor: le calienta la sangre saber que ya no puede hablar de la cuarta República porque su gobierno, nadie lo duda, ha sido peor que el peor de los gobiernos de la cuarta República.

Como diría mi abuela Julia, que en paz descanse, Chávez es un pavosaurio. Un dinosaurio que pretende ser pavo. Un presidente viejo que pretende encarnar lo nuevo. Un presidente que ya es pasado, pero que pretende robarnos el futuro.

Afortunadamente los venezolanos ya estamos claros: no importa cuántas canciones entonen Hany Kauam (quien por cierto saltó a la fama gracias a Rctv), Los Cadillacs y Omar Enrique. No importa que vengan otros artistas, a quienes sólo parece que los mueve el cochino dinero, a pegar brincos en la tarima. El 7 de octubre Venezuela votará por un presidente nuevo. Un presidente joven. Un presidente que nos garantice un futuro lleno de progreso y bienestar. El pavosaurio tiene los días contados.
http://diariodelosandes.com/content/view/198644/105841/

Ricardo Camacho Socorro

Activista social Venezolano

"Gracias a la libertad de expresión hoy ya es posible decir que un gobernante es un inútil sin que nos pase nada. Y al gobernante tampoco."
Jaume Perich.