Polémica en Uruguay: Otra vez Venezuela en debate

Por 7:01 p. m. 0 comentarios
La invitación a Montevideo al número dos del gobierno de Maduro para un foro, sobre la paz en Colombia, generó el rechazo frontal de la oposición Convocarán a Astori y Nin Novoa a comisiones de asuntos internacionales.


La posibilidad de que Diosdado Cabello, el polémico presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela, considerado el número dos en los hechos del gobierno de su país, venga a Uruguay esta semana puso en guardia a la oposición.

La situación de la convulsionada y polarizada Venezuela repercute periódicamente en la polémica política local y ahora eso está ocurriendo otra vez.

Los días 5, 6 y 7 se realizará en la sala Paulina Luisi del anexo del Palacio Legislativo el Foro Parlamentario por la Paz en Colombia que es co-organizado por la Cámara de Representantes. El presidente de la cámara baja, Alejandro Sánchez, dijo a El País que se cursaron invitaciones a todos los parlamentos de la región, lo que incluyó una dirigida a Cabello como presidente del unicameral Poder Legislativo de Venezuela. "No sé si va a venir (Cabello) o si designará otros parlamentarios.No fue él invitado especialmente", aclaró.

Sánchez dijo también que los gastos (pasajes, hospedaje) corren por cuenta de los parlamentarios que vengan. "Nos pareció oportuno organizar el foro y crear una red de parlamentarios por la paz en Colombia", señaló. El Foro Parlamentario forma parte de un Foro Social. Desde el punto de vista institucional, lo que correspondían era enviar las invitaciones a los presidentes de los parlamentos, explicó Sánchez. Hasta ahora confirmaron su asistencia parlamentarios, argentinos, brasileños y colombianos, informó el diputado.

Más allá de que no está claro si Cabello saldrá de su país , la simple posibilidad de que venga a Uruguay irritó a la oposición. El diputado nacionalista Jaime Trobo, dijo a El País que Cabello "no hace otra cosa que estimular la confrontación" y que "la presencia de este individuo es inconveniente" porque "respalda la represión". Trobo además criticó que, habiendo ya llegado el mes de junio, el gobierno de Venezuela no haya todavía fijado la fecha de las elecciones parlamentarias que deben, por imperativo legal, realizarse en este año. Cuando el mes pasado el diputado colorado Ope Pasquet planteó en la comisión de Asuntos Internacionales de la cámara baja que el parlamento uruguayo exhortase a Venezuela a fijar una fecha, la posibilidad fue rechazada por el representante frenteamplista, Roberto Chiazzaro, que consideró que suponía una intromisión en los asuntos internos de ese país. "No tiene razón de ser que todavía no se haya fijado una fecha", sostuvo Trobo. También consideró que los comicios deberían ser observados por la Organización de Estados Americanos.

La posible presencia de Cabello en Uruguay fue también criticada en Twitter por los senadores Luis Lacalle Pou (blanco) y Pablo Mieres (Partido Independiente). "Sería vergonzoso que Diosdado Cabello viniera al país, es uno de los responsables del autoritarismo en Venezuela" escribió Mieres y Lacalle Pou advirtió que "este personaje no es bienvenido en Uruguay como no lo era Maduro".

Como parte de la actividad que se realizará esta semana en el Parlamento uruguayo, la cámara baja organiza, además, una charla de otro personaje polémico como es la ex legisladora colombiana, Piedad Córdoba. Esta abogada fue destituida como senadora en 2010 acusada de colaborar con el grupo guerrillero de las FARC. Córdoba cobró notoriedad cuando medió junto con el fallecido presidente de Venezuela, Hugo Chávez, para obtener la liberación de algunos secuestrados por las FARC por lo que fue propuesta para el premio Nobel de la Paz por el ex galardonado , Adolfo Pérez Esquivel.

La búsqueda de la paz en Colombia es una causa impulsada por el Movimiento de Participación Popular (MPP) que Sánchez integra. El líder del movimiento, el ex presidente José Mujica, dijo ayer en España que "hay que respaldar y hacer todo lo posible para que Colombia encuentre una salida sin guerra". Pero Mujica descarta por ahora intervenir para pedir la liberación de los opositores presos en Venezuela. "Por ahora no tengo nada que ir a hacer (a Venezuela). Puede ser que tenga que ir a Brasil y después veremos", dijo ayer Mujica.

Perfil.

La molestia que causa en la oposición la posible presencia de Cabello en Uruguay, tiene que ver con que es un personaje vinculado desde su nacimiento al gobierno chavista y clave en el del actual mandatario Nicolás Maduro. Este ex militar de 52 años, participó de la intentona golpista de Hugo Chávez contra el gobierno de Carlos Andrés Pérez el 4 de febrero de 1992. Ha sido vicepresidente, ministro de Obras Públicas, de Infraestructura y del Interior y gobernador del estado Miranda, donde está Caracas.

Han corrido persistentes rumores que lo enfrentan al presidente Nicolás Maduro ya que defendería un endurecimiento del gobierno en su relación con la oposición. Pero Maduro lo ha defendido de las acusaciones del gobierno de Estados Unidos de ser el líder del denominado "Cartel de los soles" que controlaría el narcotráfico en Venezuela. "Quien se mete con Diosdado, se mete conmigo", advirtió Maduro.

Ayer mismo Cabello anunció que demandará judicialmente a los diarios "ABC" (España) y "The Wall Street Journal" (Estados Unidos) por haber difundido la información. La fiscalía de Nueva York estaría investigando el involucramiento de Cabello. El presidente del parlamento venezolano pidió y obtuvo que se prohíba salir de Venezuela a los responsables de tres medios que se hicieron eco de la información: los diarios "El Nacional" y "Tal Cual" y la página web "La Patilla". "No puede ser que la prensa haga eso; que descalifique a alguien sin presentar ninguna prueba", se quejó Cabello en la televisión.

A Cabello, se lo acusa de organizar el tráfico de cocaína desde Venezuela hacia Estados Unidos en pequeños aviones, algo que haría aprovechando sus estrechos vínculos con las Farc. Venezuela cortó en 2005 su colaboración con la DEA, agencia estadounidense especializada en la lucha contra la droga. El año pasado Maduro estuvo por venir a Uruguay pero decidió a último momento no venir debido a los problemas en su país. Tampoco vino el pasado 1º de marzo cuando asumió Tabaré Vázquez como presidente uruguayo, pero manifestó su interés de visitar Uruguay. Sí vino el vicepresidente venezolano, Jorge Arreaza, que está casado con una hija del fallecido presidente Hugo Chávez.

El nuevo gobierno uruguayo se ha mostrado mucho más distante del venezolano que la administración que conducía Mujica. De hecho, el vicepresidente Rodolfo Nin Novoa, criticó la represión de las manifestaciones opositoras por parte del gobierno de Maduro.

Precisamente, el sábado se realizaron manifestaciones en Venezuela para pedir por la libertad de dirigentes opositores detenidos como Leopoldo López, Antonio Ledezma,- ex alcalde de Caracas-, y Daniel Ceballos.

Un mercado declinante y que preocupa

Durante años, Venezuela pagó muy buenos precios por los quesos uruguayos, lo que hizo que varias empresas concentraran allí sus ventas. Ahora, el país caribeño, jaqueado por la falta de dólares, ha desaparecido casi como mercado, lo que es visto con preocupación por el sector lácteo. El gobierno está negociando fórmulas para que una serie de empresas de otros sectores cobren envíos ya realizados. Venezuela pasa por una situación de desabastecimiento y alta inflación.

Blancos buscan discusión parlamentaria del Tisa

El Partido Nacional convocará a las comisiones de Asuntos Internacionales de ambas cámaras al canciller Rodolfo Nin Novoa y al ministro de Economía y Finanzas, Danilo Astori, para que informen a los parlamentarios sobre el avance de las negociaciones para la firma del Tisa (Acuerdo sobre Comercio en Servicios) dijo a El País, el diputado blanco, Jaime Trobo.

El legislador opinó que Uruguay debe presentar en la negociación del acuerdo, a la que decidió sumarse, una postura que sea representativa de todo el espectro político y no solamente del oficialismo y que el lugar natural para la discusión de ese posicionamiento es el Parlamento.

Trobo dijo que sería negativo repetir el "grave error", que a su juicio se cometió durante el primer gobierno del presidente Tabaré Vázquez cuando se optó por no negociar un tratado de libre comercio con Estados Unidos. La oposición, en general, se ha mostrado proclive a que Uruguay negocie el Tisa, una posibilidad que es rechazada por el Partido Comunista, algunas figuras del Partido Socialista y el Pit-Cnt que consideran que el acuerdo puede llegar a favorecer a las multinacionales y perjudicar a las empresas públicas uruguayas. Sin embargo, algunos sectores como la industria del software apoyan fervientemente el Tisa, que creen puede resultar en la apertura de nuevos mercados.

Uruguay, es uno de los tres países que, pese a haberse integrado en las conversaciones, todavía no ha presentado ninguna oferta, algo que planea hacer en julio.

http://www.elpais.com.uy/informacion/otra-vez-venezuela-debate-politico.html

Ricardo Camacho Socorro

Activista social Venezolano

"Gracias a la libertad de expresión hoy ya es posible decir que un gobernante es un inútil sin que nos pase nada. Y al gobernante tampoco."
Jaume Perich.